Saltar al contenido
La Tienda del Caballo

La salud del caballo

Entramos en un tema que se considera uno de los puntos, si no el que más importancia deberíamos darle si nos introducimos en este mundo. Para mantener el buen estado de nuestros équidos, es imprescindible conocer las peculiaridades de cada animal a nuestro cargo. Así mismo, debemos ser capaces de reconocer a tiempo cualquier señal o indicio que se desvíe de lo estándar.

Obviamente no vamos a saber identificar los problemas a primera vista si no somos unos expertos en el ámbito de la salud del caballo. Sin embargo, aquí estamos, para ayudaros a mejorar y saber valorar vuestro magnífico compañero a tiempo. El periodo habitual que tardamos en familiarizarnos con un caballo, normalmente es de un año aproximadamente.

Si lo que queremos es conocer las señales de buena salud en un caballo, es esencial que el jinete, amazona o cuidador, mantenga una estrecha relación con el caballo durante todo el año, así como en su trabajo habitual.

Índice

El caballo en libertad

Si hablamos de normalidad, una parte de la vida de la mayoría de équidos transcurre en el campo, zona rural, ya que es el medio más natural para estos animales. Sin duda alguna, este es el sitio en el que los caballos pueden sociabilizar y desenvolverse de la mejor manera, en manada, de lo cual hablaremos en profundidad, haciendo ápice de sus principios más básicos.

Es natural, que los caballos prefieran relacionarse con los de su misma especie. Ya que al final, se organizan por grupos en los que se crean jerarquías de clases entre individuos.

Ser un cuidador excepcional implica saber y darse cuenta de la relación normal entre caballos del grupo y advertir cualquier señal que se aleje del comportamiento habitual.

enfermedades de los caballos

¿Como saber si mi caballo se comporta con normalidad?

Cuando los caballos gozan de una salud aceptable, se comportan siguiendo un modelo de conducta estándar durante las 24 horas del día. En función del clima, si hace calor, el caballo se refugia a la sombra. Si llueve o hay demasiado viento, lo normal es que esté a la espera. Sin embargo, si la lluvia, nieve o granizo es leve o escaso, seguramente tenga la necesidad de seguir con su vida normal en el campo, soportando estas condiciones.

Pongamos un ejemplo; nos dirigimos a ver nuestro caballo a primera hora y queremos comprobar a simple vista su estado de salud. ¿Se mantiene erguido según su forma natural? Como ya sabremos, los caballos alternan sus pies (patas traseras, dicho de una mala forma) para descansar y esto es un comportamiento normal. Sin embargo, nunca lo hacen con las manos (patas delanteras).

Un caballo que goza de buena salud debe estar despierto y alerta ante los estímulos. Cuando lo llamamos, observaremos el movimiento de las orejas, donde mira, posición de la cabeza, buscando señales de nerviosismo o comportamiento travieso en ocasiones. Todo esto requiere algo de conocimiento y costumbre con el trato de este animal, aunque esto, lo hablaremos extensamente en otro artículo.

Una vez que estamos junto al caballo o ya le hemos puesto la cabezada de cuadra, observaremos detenidamente una serie de señales que normalmente, son iguales en los caballos con salud.

  • Expresión brillante: la mirada centelleante al exponerse a la luz solar es natural en ellos. La parte blanca del ojo (esclerótica) debe ser realmente blanca y el color de las membradas rojo salmón.
  • La nariz: debe estar ausente de secreción con contenido acuoso.
  • El manto o pelaje: presentar una textura natural, saludable, brillante, y debe ser firme con respecto a la piel a la vez que flexible.
  • Peso del caballo: como hablamos a simple vista, no debe estar gordo ni que se le note las costillas excesivamente.
  • Heces: comprobar el estado, visualizando que son excrementos con aspecto de normalidad (pueden variar según el tipo de alimentación)
  • Aspecto general: ¿marcas?, ¿señales de rozaduras?, ¿hinchazón en alguna extremidad?
  • Respecto al agua: una señal clara de enfermedad se da cuando observamos que el caballo no ha bebido, debiendo mantener esa agua en perfectas condiciones siempre.

El caballo estabulado

El cuidado de nuestro caballo en estado de estabulación es parecido al de «en libertad». Obviamente, al no ser su medio natural, debemos prestar más atención a su comportamiento como estereotipias que puedan surgir.

En el caso del caballo estabulado, resulta mucho más fácil comprobar ciertas cosas, tales como las heces, si ha bebido o no o incluso si ha comido su ración normal. Igualmente podemos detectar si ha sufrido algún percance durante la noche, si su manta se ha caído o por qué no, detectar si ha estado tumbado mediante observación de las marcas que dejan los cascos en las paredes.

Conocer y saber que es lo que hace nuestro équido normalmente, puede ser la clave para mantener en condiciones la salud del caballo.

Aparentemente son muchas las ventajas de tener un caballo estabulado, pero nada más lejos, lo normal sería tenerlo en liberta. No obstante, actualmente se suele tener estos animales estabulados, de esta manera, intentaremos brindarles la mejor protección y salud que esté en nuestra mano.

enfermedades de caballos mas comunes

¿Qué hacer antes del ejercicio?

Previamente a ejercitar nuestro caballo, debemos comprobar si tiene algo fuera de lo normal de forma exhaustiva al atarlo, cepillarlo, limpiar los cascos, ensillarlo o al montarlo. Todo esto debe realizarse sin que el caballo ofrezca un comportamiento inusual, distinto al que estamos habituados.

Antes de empezar, debemos verificar que no presenta cojera (algo difícil de observar si no estamos acostumbrados a trabajar con ellos), algo que veremos en otro artículo. Así mismo, cuando estemos trabajando, debemos prestar atención a cualquier cambio de comportamiento o molestia, ya sea bien por qué pisen una piedra, se tuerzan una extremidad o se hagan un alcance en las manos con los pies.

Problemas comunes del caballo

Como ya venimos advirtiendo, el observar detenidamente nuestro caballo o yegua a diario, puede darnos esa alerta temprana que necesitamos para tratar a tiempo a nuestro équido. Podríamos estar hablando aquí horas y horas sobre todos los problemas de un caballo, pero nombraremos unas cuantas cosillas que nos vendrá bastante bien para conocer mejor la interpretación de los síntomas de un caballo.

¿Qué hace pensar que el caballo necesita un análisis de sangre?

Posibles síntomas:

  • Capa sin brillo.
  • Falta de entusiasmo o brío en su trabajo.
  • El caballo no come.

¿Qué me dice un análisis de sangre?

La sangre está compuesta de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plasma. El recuento de glóbulos rojos (además de hematocrito y hemoglobina) puede mostrar anemia. Un recuento de glóbulos blancos puede indicar una infección o enfermedad en los tejidos como hígado, corazón, músculos o huesos.

El plasma es usado para medir los niveles enzimáticos, como detectar posibles daños musculares y niveles hormonales o en pruebas de posible yegua preñada o de fertilidad. Así mismo, la sangre también puede analizarse para buscar sustancias extrañas, como por ejemplo, en competiciones, saber si existe dopaje en algún caballo.

Extracción de una muestra de sangre; ¿Cómo se hace?

El veterinario o facultativo extraerá la sangre de la vena yugular, siendo importante que el caballo no haya realizado ejercicios recientemente y no debe estar excitado, ya que puede tergiversar el resultado de la prueba. Por el mismo motivo, claramente el caballo tampoco puede estar sedado, como sí que se hace en muchos herrajes.

Tratamiento de heridas en la piel del caballo

Puede ser una de las cosas más usuales a las que nos vamos a enfrentar en nuestro día a día cuando hablamos de salud del caballo. Podemos encontrarnos con cortes, infecciones de heridas, tejido granulomatoso y muchos problemas derivados de estos.

  • En los cortes pequeños o abrasiones, normalmente se les puede aplicar agua fría y limpia para reducir la hinchazón en el caso de que exista. Además, podemos limpiar con algodón, agua limpia y usar un antiséptico diluido.
  • Debes cortar el pelo que rodea la herida, pero si no puedes cortarlo todo, cubre dicha herida con una venda esterilizada.
  • Algo que debemos tener muy en cuenta es que no deben aplicarse vendajes compresivos durante mucho tiempo en esa zona, al menos no durante más de una hora.
  • En el caso de que una herida esté infectada, veremos que la zona estará hinchada, más caliente de lo habitual y molesta o dolorosa al tacto. Obviamente, siendo importante, debemos asegurarnos de que está vacunado contra el tétanos.
  • Siempre deja que entre la mayor cantidad de aire posible en la herida, ya que el aire es fundamental para su curación y si se llega a ocluir, aunque sea con cremas antisépticas aplicadas, puede que proliferen los organismos anaeróbicos. Esto implica que debes quitar el vendaje todos los días, observando si hay o no infección y, en caso de que no, intenta no poner el vendaje durante unos tres o cuatro días.
  • El famoso tejido granulomatoso se puede eliminar quirúrgica o químicamente con sulfato de cobre llevado a cabo por un veterinario.
  • Cuando te enfrentes a estas situaciones, reduce el pienso concentrado, ya que el caballo no trabajará de manera habitual ni con la misma intensidad.
  • Ejercita tu caballo de forma racional, haciéndole caminar incluso el día siguiente de la herida para que esa zona se fortalezca y sea capaz de soportar el movimiento.

Identificación de zonas calvas en équidos

Como hemos comentado varias veces, el controlar diariamente a nuestro caballo hará que llevemos un control exhaustivo de su salud. En este caso, inspeccionar regularmente la piel del caballo, especialmente en invierno o si se está sometiendo a mucho trabajo, ayudará a detectar pronto las posibles zonas problemáticas.

Las zonas más susceptibles de apariciones de calvas son:

  • Dorso y laterales en los caballos que viven al aire libre, produciendo dermatofilosis.
  • Crin y cola; debemos buscar eczemas y piojos.
  • Menudillo y talón; en busca de arestines y talones agrietados.
  • Zonas de la cincha y la silla debido al roce continuo.

Para advertir estos posibles daños, debemos saber que incluso antes de que aparezcan estas calvas, la piel puede estar bastante más sensible al tacto de nuestros dedos y el pelo más ralo. Detectar pronto y aplicar un tratamiento, evitará que empeore en gran medida la afección.

Cuándo preocuparse por la hinchazón

  • La hinchazón en la parte baja de las extremidades puede estar asociada a un problema en la parte superior del remo que interfiere en la circulación o, incluso a una infección (conteniendo pus) en el pie.
  • Cualquier hinchazón que se aleje de la forma normal del caballo.
  • La hinchazón asociada a la cojera.
  • La hinchazón de un párpado, ya que puede infectarse, dando lugar a problemas que afecten directamente al propio ojo, algo que debemos comprobar a diario.
  • Hinchazón causada debido a la picadura de una serpiente, pudiendo ser tóxica. En este caso, llama inmediatamente a un veterinario.
  • La hinchazón que pueda producirse en la cabeza del caballo puede indicar un problema dental, lesiones óseas o enfermedad en un seno. Este caso es otro en el que no debes dudar si llamar a un veterinario, ¡llama inmediatamente!.

¿Por qué no come el caballo?

Sin duda hay muchos motivos por los que un caballo o yegua puede dejar de comer, pero brevemente, podemos nombrar tres que suelen ser casos muy comunes entre nuestros équidos:

  • Si existe un problema dental, lo normal es que el caballo deje salir de la boca comida a medio masticar y lo más probable, es qué también le moleste la embocadura. Puede ser un problema difícilmente apreciable a simple vista, pues seguirá teniendo buen aspecto, capa sana y ojos brillantes.
  • Puede que el problema sea que no le guste la comida (normalmente se da el caso en concentrados) así que debes quitarle distintos componentes de la comida como gránulos, avena, remolacha o cebada. Todo esto hasta que consigas averiguar qué es lo que realmente no le gusta. Muchos caballos se niegan a comer suplementos o polvos mezclados en la comida. Otros comen mejor por la tarde y no desayunan, siendo mejor darle su ración más tarde. Por ejemplo, puede darle de comer a las 12 de la mañana después de ejercitarlo, a las 18:00 y a las 23:00.
  • Le falta color: encontramos la capa sin brillo y ojos relativamente apagados, decaído, con ansiedad, se pellizca y se mira los laterales. Si tiene un cólico, se tumba y se levanta, seguramente sudoroso teniendo bastante calor. Otro caso es la azoturia, rígido en los riñones negándose a moverse.

Caballo con cólico

El cólico es un trastorno digestivo muy común en los caballos, así que debes intentar evitar ciertas situaciones que puedan causarlo.

¿Cómo puedo evitar un cólico?

Dependiendo del caso deberemos actuar de una manera distinta. Estas situaciones pueden ocurrir en los siguientes casos:

  • Cuando cambiamos la dieta de un caballo repentinamente: por ejemplo, cuando se empieza a trabajar el caballo de nuevo y se le estabula tras una larga temporada en la que ha estado en un prado. El cambio de dieta en esta situación debe ser gradual, alimentándolo con heno los dos o tres primeros días e introduciendo el pienso en pequeñas cantidades (500 gramos o 1 kilogramo). Continúa soltándolo en el prado todos los días reduciendo su estancia en libertad durante un periodo, por ejemplo, de 3 semanas. De esta manera reducirás el impacto que puede sufrir el caballo debido al cambio de actividad/comida.
  • El caballo come muy rápido: puedes añadir paja corta o picada en su ración para que reduzca sustancialmente la velocidad a la que come, o por ejemplo, alimentándolo con pienso de mezcla.
  • Le damos demasiada comida de golpe: el caballo o yegua se debe alimentar según el trabajo que realice y según su peso. En este caso, lo mejor es asesorarte, pesar la comida y si es demasiada, dividir la cantidad en 4 o 5 raciones para dárselas a lo largo de 24 horas.
  • El caballo permanece estabulado durante períodos muy largos: en este caso, lo mejor es alimentarlo en intervalos regulares dentro de las 24 horas del día, asegurándonos de no dejarle sin fibra durante más de una hora.
  • Forraje de mala calidad: el forraje indigesto produce gases, así que debes asegurarte en la medida de lo posible que el heno sea de buena calidad y como hemos nombrado antes, que estén siempre disponible para el caballo.
  • El caballo se siente estresado: un caso común es cuando viaja, siendo aconsejable y prácticamente necesario hacer paradas frecuentes en los viajes largos. Si le dejas solo, búscale un compañero, si está caliente o estresado por acabar de trabajar, refréscalo y haz que se relaje gradualmente.
enfermedades en caballos

¿Por qué tiene diarrea mi caballo?

Para que estos casos no se den u ocurran en pocas ocasiones, debemos evitar ciertos hábitos:

  • Evita los cambios bruscos en la dieta, como pasar de un pasto muy pobre a un pasto de mayor calidad o muy rico, como cuando se trae una yegua de una yeguada donde la tierra se ha sobrepastoreado o, una reducción de fibra repentina (forraje) que hará que los organismos que tienen asociados desaparezcan del intestino. De este modo, la comida que se ingiera con posterioridad será difícilmente digerida.
  • Nunca alimentes al caballo o yegua con ensilado contaminado.
  • No proporciones exceso de proteínas (como suplemento), asesórate bien en este aspecto.
  • Debes tener un régimen de desparasitación adecuado, llevándolo a cabo en toda la cuadra o caballeriza al mismo tiempo.

Señales de cojera en un caballo o yegua

  • El caballo permanece de pie de una forma rara, descansa sobre una mano (algo inusual) o siempre sobre el mismo posterior.
  • Una cojera clara se verá en cuanto el caballo se mueva, incluso al paso.
  • La mejor forma de ver una cojera que no es muy obvia, es trotando al caballo de la mano. Esto debe hacerse siempre sobre una superficie segura, plana y con otra persona observando el movimiento de la cabeza y extremidades del caballo.

Mejores condiciones para comprobar una cojera

  • Hacerlo en una superficie nivelada, sin piedras, barro o que esté resbaladiza.
  • Trotar el caballo con una rienda larga.

Identificar de qué extremidad cojea el caballo

Cuando estemos comprobando la cojera, al trotar un caballo cojo, este bajara la cabeza cuando la mano sana toque el suelo por qué cargará más peso sobre ella. Cuando se trote alejándose de la persona que observa, la cadera del caballo cojo bajará visiblemente más en el lado de la extremidad sana al tocar el suelo.

Localización de la cojera

  • Examina el miembro que está cojo en busca de inflamación, dolor, calor o desgaste muscular visible empezando por el pie, ya que es donde se sitúa la mayoría de las cojeras, y sigue hacia arriba.
  • Si la cojera es leve, el caballo puede que no llegue a bajar la cabeza, pero de todas formas se verá un movimiento alterado en su forma natural de andar. De este modo, si la cojera se localiza en la espalda, el miembro va a rotar hacia el exterior o el interior y visto de lado, el tranco será sensiblemente más corto.
  • En cojeras localizadas en la parte superior de los posteriores, el caballo hará un gran esfuerzo físico para levantar el pie. Debes comprobar si hay inflamación o un desgaste de la pelvis.
  • Hay casos en los que algunos tipos de cojera se hacen más patentes sobre un terreno inclinado.
  • Comprueba que tu caballo no se esté autolesionando; por ejemplo rozándose, cambiando bruscamente de dirección, corriendo demasiado causándole una cojera importante, especialmente en los cuartos traseros. Es posible que la lesión resultante le haga muy susceptible durante un largo periodo de tiempo. Debes hacer que el herrador compruebe bien el equilibrio del pie, ponle protectores para trabajar y hazle un chequeo del dorso.

Lesiones del tendón

Si se da el caso de que un caballo tenga un tendón lesionado, habrá signos claros de dolor al apretar con el dedo. Una hinchazón pasiva en un miembro inferior, puede estar causada por una simple rozadura o herida en la parte superior de la extremidad. Además, puede ser resultado de problemas digestivos o linfangitis.

Pus en el pie

Muchas veces, o la mayoría de ellas, el pus en el pie hace que la extremidad se hinche considerablemente y, cuando esto sucede, da la impresión de que es el tendón el que está lesionado.

Ejercer presión en el tendón o usar una pinza de cascos nos dirá cuál es la zona real dolorosa. Si existe infección, debemos ser precavidos, pues la hinchazón será cada vez más severa.

¿Por qué los cascos del caballo son de mala calidad?

En este caso, como en muchos otros, la buena alimentación juega un papel fundamental en mantener unos cascos sanos y fuertes. Los cuidados rutinarios y el manejo razonable, impedirán el deterior de la calidad de los cascos.

El casco de los caballos que se les deja en el exterior continuamente, en condiciones húmedas y con barro, se ablandará notablemente. Sin embargo, los que se dejan descalzos en terrenos duros y secos, normalmente van a tener unos cascos agrietados y desportillados, como si estuvieran faltos de hidratación.

cascos de caballos enfermedades

¿Por qué se niega a levantarse el caballo?

Suele ser signo de un problema bastante grave en la salud del caballo como cólico, laminitis o inanición.

Un caballo que no puede permanecer de pie durante un tiempo presentará graves problemas, ya que su gran masa corporal y la estructura de su sistema digestivo, rápidamente provocarán la disfunción de todo su organismo.

Caballo trabado

Si estamos ante un caso de que un caballo está trabado con un muro, habrá que darle la vuelta cogiéndolo por las extremidades anteriores y posteriores que están, debajo o contra la pared. Otra opción es pasar una cuerda por debajo de las extremidades.

Un caballo que se ha echado y que se niega (no que no puede) a levantarse, está trabado, enrollado o empantanado. Normalmente se animará a levantarse si se le da la vuelta de esta forma.

Laminitis o infosura

  • La laminitis o infosura no es algo a pasar por alto, pues es una afección muy dolorosa que puede afectar las cuatro extremidades. Este síntoma se asocia con la inflamación (posible necrosis) de un pliegue sensible en el tejido que une el casco con el hueso tejuelo.
  • La laminitis puede ocurrir debido a diferentes motivos, pero se suele asociar con comer hierbas verdes frondosas u otros herbajes. Un poni o caballo que solo tiene acceso a una zona especifica de hierba muy corta, puede contraer laminitis con facilidad. La hierba puede estar creciendo muy rápidamente, de este modo resulta ser muy dulce y frondosa, llamando la atención del caballo que se la come tan rápido como crece, ingiriendo grandes cantidades en el proceso.
  • Los caballos infosados necesitan estar quietos o echarse para reducir el efecto de palanca sobre los pies durante el movimiento, causantes de la separación del hueso. El reposo en la cuadra, preferiblemente en una cama de arena, jugará un papel muy importante en la recuperación de nuestro équido. Esto se contradice con la tradición centenaria de obligar a caminar a los caballos con laminitis, pero como en otras ocasiones, los fundamentos científicos son muy sólidos respecto a este caso.

Problema dorsal en el caballo

Cuando el rendimiento de un caballo se deteriora, una de las primeras cosas que debemos comprobar es el dorso. Las señales de dolor espinal pueden ser:

  • Movimientos rígidos y restringidos.
  • Espasmos musculares, hundiendo el dorso cuando lo montan (dorso frío).
  • Sensible en zonas específicas, como cuello, dorso, cuartos o riñones.
  • Tiene problemas para hacer giros cerrados, le resulta difícil colocar los pies adecuadamente y prefiere pasar directamente del paso a galope, sin trotar.
  • Por el lado afectado, el tranco es más corto, teniendo dificultad para ejecutar el paso atrás.

Recuerda que no siempre que hay bajo rendimiento se debe a un problema dorsal, hay varios aspectos a tener en cuenta cuando no encontramos el problema, incluso tendremos que acudir a un veterinario.

Comprobar si hay dolor en el dorso

Observar la acción del caballo atentamente y hacer una comprobación diaria, palpando suavemente la espina dorsal para observar si una leve presión con los dedos les causa dolor. Los cambios repentinos en su reacción pueden ser muy significativos.

Comprueba la voluntad y habilidad del caballo para mover el cuello en una serie de movimientos; por ejemplo, tocarse la espalda con el belfo. Deberías anotar cualquier cambio de movimiento cuando lo montas, como perdida de soltura o elasticidad en particular. Los músculos de la pelvis y del dorso, deben ser simétricos.

¿Por qué se tambalea mi caballo o yegua?

Para mantener un caballo con capacidad de trabajo y saludable, la prevención siempre será mejor que la cura.

  • Un jinete o amazona debería reconocer ciertas señales de cansancio extremo en el caballo y no llevarlo hasta la extenuación.
  • Las plantas venenosas (especialmente la hierba de santiago) deben arrancarse de los pastos antes de soltar a los caballos o antes de que se corte la hierba para hacer el heno.
  • Una buena organización de la cuadra o caballeriza reduce la posibilidad de azoturia. Debes recortar los piensos concentrados antes de empezar un periodo de reposo.
  • Enfría bien a un caballo si está acalorado tras el trabajo, llevándolo al paso o trotando despacio, ya que como deportistas, la vuelta a la calma es necesaria.

Debes tener mucho cuidado cuando uses heno ensacado o henolado, pues si el envoltorio está dañado y hay señales de moho, mal olor, húmedo y baboso o se está calentando, ¡no se lo des a tu caballo!

Casos de azoturia o mioglobinuria paralítica

Puede deberse a distintos tipos de pienso o formas de alimentar a nuestro équido. Un día sin trabajar o con menos ejercicio del habitual puede ser un factor desencadenante común.

También puede deberse a un calentamiento insuficiente antes de realizar un ejercicio intenso o si no se le enfría debidamente después (10-15 minutos de paso). Además, administrar electrolitos para reducir la acidez sanguínea, puede ser otro factor causante de la azoturia.

¿Qué hacer si se paraliza el caballo?

  • Cúbrelo con una manta para mantenerlo caliente.
  • Si puede caminar y no os encontráis lejos de la cuadra, llévalo allí y llama directamente al veterinario.
  • En caso de dolores agudos, no lo hagas caminar, ponle una manta y llama al veterinario inmediatamente. Busca transporte si se deja meter en él en caso de que tenga salud suficiente para viajar.
  • Si se da que no puede moverse, simplemente mantenlo caliente, llama a tu veterinario. Después, tendrás que esperar hasta que esté lo suficientemente fuerte para moverse.
  • Una vez llegues a casa o a la cuadra, reduce los piensos concentrados de forma inmediata, proporciónale heno del prado y un poco de salvado caliente.
  • Si puedes y es posible, sácalo al día siguiente para que coma un poco de hierba.
  • Necesitará reposo en la cuadra durante una larga temporada, no tengas prisa.
  • La vuelta al trabajo va a depender de varios factores, de cómo se las arregle y del motivo de la azoturia.
  • Evalúa su dieta minuciosamente, cuando vuelva a trabajar, aliméntalo con concentrados y heno en cantidades muy bien estudiadas por un veterinario.
  • El uso de cinchas y la fisioterapia equina ayudarán a reducir las lesiones musculares.

¿Por qué le cuesta respirar a mi caballo?

Una de las cosas que nunca hay que dejar de lado, y más bien ir trabajándolo día a día, es la mejora del ambiente donde nuestro caballo o yegua reside, pues esto influirá, y mucho, en el bienestar y salud del caballo.

Una buena organización en las cuadras o caballerizas puede ayudar a reducir considerablemente los síntomas de problemas respiratorios, permitiéndonos montar al caballo de forma útil otra vez.

  • Debe haber una ventilación adecuada en la cuadra sin que haya corrientes notables.
  • Usa camas sin polvo, tal vez alfombrillas de goma o papel.
  • La atmósfera debe de estar libre de polvo, quita semanalmente las telarañas, polvo y residuos que pueda quedar del heno o paja.
  • Alimenta a tu caballo con henolado de buena calidad en lugar de heno normal.
  • Si resulta que el caballo tiene graves problemas respiratorios, podría vivir en el exterior con una manta tipo Nueva Zelanda (mantas de alta impermeabilidad) y acceso a un refugio.
  • En casos de problemas respiratorios graves, el veterinario puede proporcionarnos medicamentos para reducir los síntomas y hacer posible la práctica de ejercicio.

¿Por qué hace un ruido respiratorio mientras trabaja mi caballo?

Para evaluar si un ruido respiratorio puede comprometer el rendimiento del caballo, es bueno conocer su ritmo respiratorio habitual. Puede llegar a variar entre caballos, pero lo normal suele ser:

  • En reposo suele ser de 10-12 respiraciones por minuto.
  • Al galope puede subir hasta 150 por minuto.

Incluso una reducción del 5 o 10 por ciento en la inhalación de aire durante el máximo ejercicio, será altamente inhibidora y puede incluso llegar a provocar una hemorragia interna (caso extremo).

Es, por lo tanto, esencial saber identificar la causa por la que el caballo hace cualquier ruido extraño durante la respiración y así, evaluar su capacidad inhibidora.

¿Por qué tose mi caballo?

En muchos casos, erróneamente, queremos dar una solución rápida a un problema que podría tratarse día a día y prevenir problemas como este. Lo mejor, será que no dependas solo de los fármacos para tratar una tos, ya que seguramente la respuesta se encuentra más bien en mejorar la organización del alojamiento.

Mediante esta organización, debemos asegurar que el caballo tiene todas las oportunidades posibles de superar con éxito una infección mediante su resistencia natural. Su mecanismo de defensa no va a resultar efectivo y no podrá funcionar bien si tiene una dieta pobre, está infestado de parásitos o se descuida su higiene.

Hay factores que hacen que la resistencia disminuya, dejando al caballo vulnerable a la tos, infecciones y resfriados. Si está en nuestra mano, debemos evitar:

  • Mantenerlo estabulado todo el tiempo, sin ejercicio regular suele ser uno de los factores erróneos que cometen más personas.
  • Mantenerlo en condiciones húmedas, frías y con corriente.
  • Malas condiciones higiénicas que provocan un ambiente de olor a amoniaco.
  • Alimentación inadecuada o inapropiada.
  • Lombrices y otros parásitos.
  • Un trabajo excesivo.
  • No secar a un caballo debidamente tras el ejercicio o ducha.
  • Viajes largos, pudiendo causar deshidratación y agotamiento.

¿Por qué tiene una secreción nasal?

Otro de las medidas que tenemos que tomar en ocasiones, es la evaluación de las membranas inflamadas, pues las secreciones nasales pueden estar acompañadas de membranas oculares y nasales inflamadas, cuyo carácter ayudará sin duda a formular un diagnóstico. De esta manera, además de las secreciones acuosas de algunas dolencias víricas, las membranas mostrarán distintos grados de coloración anormal.

Tienes que tener en cuenta que las membranas suelen tener un color intenso tras el ejercicio, así que no deben evaluarse justo al terminar, más bien, unas horas más tarde, cuando el caballo se haya relajado y enfriado.

enfermedades caballo

¿Qué hago con un caballo que agita la cabeza?

La agitación de la cabeza idiopática es un auténtico problema cuando hablamos de salud en los caballos de equitación. Parecer ser que esto empeora durante la época del verano, cuando las condiciones son relativamente más húmedas y calurosas, agravándose con la presencia de ácaros en el ambiente.

Como posible solución para mejorar la salud del caballo, usar una red en la nariz suele tener un efecto calmante y actualmente, incluso se permite el uso de estas redes en casi todas las competiciones ecuestres.

Debemos tener en cuenta que una cabezada demasiado apretada hará que el caballo agite la cabeza, así como si la embocadura está demasiado alta, o la frontarela, testera, muserola, están demasiado apretadas, mostrará señales muy claras de incomodidad.

Reconocer los síntomas de perdida de peso en un caballo

Llegado el caso, es muy importante saber reconocer bien los síntomas de cambios de peso en un caballo cuanto antes, cuando una dolencia está en estado avanzado, el caballo podría estar perdiendo peso a un ritmo alarmante. Puedes darte cuenta teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • Una reducción notable en la medida de la cincha.
  • Más delgado en las costillas.
  • Probablemente el tono del pelo sea más apagado.
  • Los cuartos traseros y riñones se encuentran menos redondeados.
  • Más ligero en la tabla del cuello.
  • La piel puede encontrarse seca y apretada, más tensa al tacto.
salud equina

Debemos tener en cuenta que lo adecuado, siempre en nuestro día a día, es tener un alto nivel de higiene donde come el caballo. Especialmente si el caballo no se lo come todo y está perdiendo la buena forma, los utensilios de alimentación deberán estar perfectos y escrupulosamente limpios (comederos, medidas de pienso, cubos).

Obviamente, todos los piensos que usemos han de ser de una calidad impecable. Por ejemplo, el ensilado de buena calidad es un refuerzo muy usado y excelente para los músculos.

Los piensos han de ser simples, grano y algún tipo de gránulos fabricados o mezclas de concentrados. Ten en cuenta que demasiada variedad, o demasiado de una sola vez, puede hacer que nuestro caballo pierda el apetito.

¿Por qué suda más de lo habitual el caballo?

Los efectos causados por la sudoración es algo que nos preocupa, sobre todo cuando detectamos que nuestro caballo suda más de lo normal.

Con el sudor se pierde calor, fluido, sales y proteína, algo que no debemos pasar por alto. Claro que el fluido, la proteína y las sales tendrán que recuperarse más tarde, recurriendo normalmente a los electrolitos. Es natural que un caballo sude durante y después del trabajo para dispersar el calor, al igual que lo hacemos nosotros, pero un caballo en forma produce menos calor, y por consiguiente, menos sudor que uno que no esté en forma.

Es la evaporación del sudor lo que enfría al caballo, no su producción. Cuando la capa del caballo se ha secado por completo, deberemos cepillarlo para que se encrespe, que es lo que le proporciona un aislamiento contra el frío.

Durante el ejercicio, hablando de ejercicio intenso, el caballo produce mucho calor, hasta 50 veces más que en reposo. Cuando hace calor, puede ser necesario incluso enfriarlo con cubos de agua y hielo. El agua fría debe aplicarse literalmente sobre el cuerpo, sabemos que no les gusta pero esto ayudará.

Debemos incidir en los cuartos, durante 30 segundos enfriando, 30 segundos paseándolo. Esto va a incrementar el fluido sanguíneo de la piel y el movimiento estimula la evaporación.

¿Por qué se ha deteriorado el rendimiento de mi caballo?

Lo primo que solemos pensar y que en la mayoría de casos acertamos, es que le duele algo, siendo el motivo más habitual del deterioro en su rendimiento y empeoramiento de la salud del caballo. Es importante, y no nos cansamos de repetirlo, que el jinete o amazona debe saber como se mueve su caballo para saber si está sano y en forma.

Cualquier desviación de la normal, es el primer signo de alerta. De esta manera se puede empezar a investigar de inmediato, ajustando el trabajo de modo que estimule la recuperación de la dolencia localizada.

Los siguientes problemas no específicos pueden provocar claramente un bajo rendimiento en nuestro équido:

  • Equipo mal ajustado: la silla puede haber estado rozándole o pellizcando su piel si su constitución ha cambiado con el entrenamiento.
  • No calentar bien antes de empezar a trabajar, agravándose en tiempos fríos.
  • Entrenar un caballo sin que esté en forma en combinación de no entender que sus músculos necesitan recuperación.
  • Trabajar en terrenos demasiado inclinados y demasiado rápido.
  • Exigir demasiado de un caballo, o tal vez, demasiadas competiciones.
  • Seguir una dieta que tiene un efecto perjudicial sobre su metabolismo muscular, incrementando la fragilidad de la fibra.
Personalizar