Saltar al contenido
La Tienda del Caballo

¿Por qué los caballos usan herraduras?

La función del herraje para un caballo que trabaja o realiza una disciplina de deporte, es fundamental. Aquí encontrarás toda la información del por qué los caballos usan herraduras.

Índice

Funciones del casco en el caballo

El casco del caballo tiene varias funciones necesarias en la hipología del caballo:

Por un lado, deben proteger sus componentes internos, huesos, articulaciones, flexores y ligamentos de los agentes externos que puedan llegar a dañarlo.
Por otro lado hace las funciones de atenuar las presiones que recibe durante el movimiento, debido al peso del cuerpo y de la reacción del suelo sobre sus extremidades.

El casco posee la particularidad de crecer normalmente un centímetro más o menos cada mes y lo hace desde la zona superior hacia la inferior que está en contacto con el suelo.

Problemas de caballos sin herraduras

Los caballos que permanentemente están sin herraduras pueden desarrollar algunos problemas que dificultaran el trabajo con ellos.

Desequilibrio: Si el suelo por el que suelen estar estos caballos es blando, no se producirá un desgaste adecuado y el casco puede deformarse, o lo que es peor, llegar a romperse si no es recortado.

De equilibrio: La estructura del casco que está en contacto con el suelo duro, se desgastara en exceso produciendo alteraciones difíciles de resolver en el casco del caballo.

Si se trata de un caballo que está sometido a un intenso trabajo regularmente o caballos de deporte, se produce un gran roce del casco. Será necesario proteger su deterioro utilizando un herraje normal. Sin embargo, en caballos que llegan a presentar deformaciones en los cascos, defectuosos o mal proporcionados, deberemos aplicarle un herraje correctivo.

La misión y motivo del herraje en un caballo, no es más que modificar la estructura física normal y la alineación que tenía el casco con su cuerpo, para evitar un «mal aplomo» que puede llegar a derivar en patologías graves.

porque los caballos usan herraduras
Caballo «Descalzo»

¿Cada cuanto tiempo debe herrarse un caballo?

El herraje del caballo dependerá de su actividad física, terreno por el que suela estar o por motivos de anatomía del caballo. Por norma general, la frecuencia en el cambio de la herradura, suele hacerse cada 30 o 40 días.

Herraje de caballos

Para realizar un herraje de un caballo, el herrero comenzará su trabajo con una minuciosa observación de los cascos, empezando con el animal parado y luego en movimiento (paso, trote, galope). Después, con el animal sujetado y auxiliándose de alguien, se sacan las herraduras antiguas, se recorta el casco para retirar las zonas que han crecido en exceso o están en mal estado. A continuación, se elige la herradura correcta, se coloca, se introducen para apretar los clavos, fijándola y finalizando el trabajo remachando y limándolo.

El trabajo terminará con una observación final del herraje con el animal en estación, viendo que su estructura está igualada y el mantenimiento del aplomo es el correcto. A continuación, se le hará caminar y trotar al caballo para observar que los movimientos sean normales.

porque usan herraduras los caballos
Herraje legra

¿Cómo se valora los aplomos del caballo?

Para valorar los aplomos de un caballo deberemos colocarlo en la estación, es decir, en la posición que adopta el animal al estar de pie, inmóvil en un cuadrado que tenga como base sus cuatro cascos.
El caballo debe adoptar la posición denominada estación forzada, que consiste en obligar al caballo a mantenerse de pie, inmóvil, apoyado sobre sus cuatro miembros, soportando proporcionalmente repartido el peso sobre los cuatro cascos.
Normalmente, apoya tres miembros (los dos anteriores y uno de los posteriores), mientras mantiene el cuarto en semiflexión, apoyando en pinzas. Esta posición tripodal se conoce como estación libre.
La conformación del cuerpo varía entre las diferentes razas. Por ejemplo, un caballo árabe tiene un dorso corto en comparación con un purasangre de carreras, un cuarto de milla tiene un cuerpo más corto y pesado, así como miembros más cortos en comparación con el purasangre.

¿Cuáles pueden ser las enfermedades comunes en los cascos de un caballos?

Existen multitud de cojeras en el caballo. No podemos hablar de todas ellas, pero nombraremos las dos que por su trascendencia en número de casos presentados y relevancia para la salud del caballo nos parecen más interesantes.

Laminitis o infosura

Se trata de una de las enfermedades de gravedad más habituales y temidas en el caballo. Generalmente aparece de forma secundaria a un proceso general grave.

Pueden ser debido a:

  • Pneumonías y pleuroneumonías
  • Colitis.
  • Septicemias y procesos infecciosos graves.
  • Síndrome de Cushing.
  • Síndrome nutricional equino.
  • Retención de placenta o infecciones uterinas.
  • Cólico grave.
  • Ingestión elevada de carbohidratos no estructurales.
  • Cojeras en las cuales el peso general pasa a la extremidad contraria.


Es una enfermedad muy compleja, pero a grandes rasgos diremos que lo que se produce es una inflamación de unas laminillas que existen debajo de la pared del casco y que son las encargadas de mantener la tercera falange en su posición adecuada dentro de este.

por que los caballos usan herraduras

La inflamación de estas laminillas termina deteriorando esa unión y esa sujeción rotando y hundiéndose progresivamente la tercera falange hasta que aparece por la suela del casco del caballo, incluso perdiendo el casco entero.


Una infosura es siempre una emergencia veterinaria y la prontitud en la actuación es vital, pues una vez que la tercera falange sale por la suela, lo más habitual es que haya que aplicar una eutanasia al caballo por razones humanitarias.

No obstante, es casi más importante su prevención y que los trabajadores a cargo de los caballos sepan las situaciones de riesgo que favorecen la laminitis y sean capaces de, cuando un caballo está en riesgo, estar pendientes de ese animal y supervisarlo adecuadamente.

Síndrome del navicular

El síndrome del navicular, también conocido como síndrome podotroclear, es una de las afecciones más frecuentes de las extremidades anteriores del caballo y una de las causas más habituales de cojera crónica.


Se trata de un síndrome degenerativo de este hueso, que se explica con diversas teorías, la más ampliamente aceptada lo atribuye a un déficit en la vascularización de la zona. Este compromiso vascular contribuiría al deterioro progresivo de las estructuras.


La isquemia del hueso navicular puede darse por diferentes alteraciones como arteriosclerosis, trombosis o congestión venosa.

Un 70 % de los casos se dan en extremidades anteriores, y un 30 %, en posteriores.

En el tratamiento de manejo cabe destacar el herraje correctivo. Es imprescindible corregir la presión ejercida sobre la bolsa podotroclear modificando el ángulo formado por el eje interfalangiano. El objetivo es el aumentar el ángulo del casco por medio de la elevación de los talones. Para ello se usan:

  • Herradura con la lumbre redondeada y los callos compensados.
  • Herradura de huevo: en ciertas ocasiones no está indicado debido a que al elevar los talones el tendón flexor digital profundo está en constante hiperextensión.
  • Herradura de huevo entalonada: eleva permanentemente los talones entrando en un círculo vicioso por compresión crónica de los talones y retracción permanente del tendón flexor digital profundo.
  • Herradura invertida: al estar abierta de lumbres, mejora la propulsión.
  • También existe un tratamiento quirúrgico que se aplicará en caso de que el tratamiento médico no sea efectivo. Hay que entender que son medidas drásticas que no se utilizan habitualmente.

Herramientas para herrar caballos

Normalmente el herrador recortará el casco, conservando los aplomos y cambiará o no las herraduras en función de lo gastadas que estén. El adaptar la herradura al casco del caballo es una tarea importante y se puede hacer “en frío” o “en caliente”.

El herraje en caliente permite ajustar la herradura con mayor precisión, pues al estar aún caliente la herradura, puede modificarse con facilidad y puede ajustarse a las necesidades del caballo. Para este tipo de herrajes se necesita una fragua portátil.

El herraje en frío es más rápido, pero también es más difícil adaptar la herradura, pues la modificación es más complicada al estar la herradura fría.

No products found.

Personalizar